juicio ejecutivo pensión alimenticia chile
“Familia” de Henry Moore. (CC) Andrew Dunn

Hace rato que no hablo de un tema propio de mi especialidad, que es el Derecho de Familia. Hoy voy a ser breve, y escribo sobre un tema que es sensible por sus aspectos económicos, como es el derecho de alimentos, y de la posibilidad y conveniencia de demandar el cobro ejecutivo de ellos en caso de incumplimiento.

Brevemente, los Alimentos (o Pensión Alimenticia) son el aporte económico que se debe pagar en razón de las relaciones de familia, aunque hay casos en que no hay un vínculo familiar[1]. Se halla regulado en los arts. 321 y ss. del Código Civil y, para los menores de 21 años, en la ley 14.908[2]. Hace un tiempo escribí sobre el asunto, haciendo las diferencias entre los alimentos entre mayores y menores de edad.

Como obligación legal que es, existen una serie de formas de hacer cumplir este deber cuando no exista la voluntad del deudor. Una forma es el uso de diversos apremios que se pueden aplicar en la persona o bienes del alimentante, que se hallan regulados en los arts. 14 y ss. de la ley 14.908, que consisten en arrestos, orden de arraigo, retención de la licencia de conducir, entre otras, y que son aplicables tanto en pensiones de menores como de mayores.

La otra opción es cobrar esas pensiones atrasadas mediante el expediente del juicio ejecutivo. en efecto, el art. 11 de la ley 14.908 señala en su inc. 1º que “Art. 11. Toda resolución judicial que fijare una pensión alimenticia, o que aprobare una transacción bajo las condiciones establecidas en el inciso tercero, tendrá mérito ejecutivo. Será competente para conocer de la ejecución el tribunal que la dictó en única o en primera instancia o el del nuevo domicilio del alimentario”.

Procedimiento

El juicio ejecutivo se regula específicamente en art. 12 de la ley 14.908. Como el precepto señalado es muy escueto y no menciona otros elementos esenciales del juicio ejecutivo, hay que recurrir a las normas generales. en el caso de los alimentos, al ser materia de los juzgados de familia, la ley 19.968 no regula expresamente el juicio ejecutivo, por lo que se debe recurrir a la norma del art. 27, que hace aplicables las reglas del Código de Procedimiento Civil.

En síntesis, los puntos principales del juicio ejecutivo son los siguientes:

  1. El juicio ejecutivo se tramita dentro del mismo expediente de la causa de alimentos original (rol “C” o “M” según el caso) o en una derivada (rol “X” o “Z”).
  2. El requerimiento de pago, esto es, la notificación de que se le está haciendo cobro de pensiones adeudadas, se debe hacer por medio de un funcionario del tribunal, el que actuará como ministro de fe, quien en resumidas cuentas debe proceder a requerir de pago al alimentante y, si este no paga, a trabar embargo sobre los bienes del mismo, según la petición del ejecutante o según las reglas generales
  3. No existe regulación en cuanto a la actividad del funcionario notificador en el caso del inc. 2º del art. 23 de la ley 19.968, y por aplicación del art. 27 de esa misma ley, creemos que pudiera ser aplicable el instituto de la “cédula de espera”, esto es, citarlo a día y hora determinada al tribunal para hacerle ahí el requerimiento o embargo según corresponda.
  4. En cuanto a la defensa del deudor embargado, sólo se admite como excepción el haber pagado la deuda, siempre que conste un antecedente escrito que lo pruebe. Como no hay modo especial de hacerlo, rige la regla común: en el plazo de 4 días desde el requerimiento de pago, por escrito y acompañando el documento escrito y señalando los medios de prueba a usar aparte.
  5. No hay norma acerca de qué se debe hacer en caso de que el juez quiera someter a prueba la excepción planteada por el alimentante. Como se tramita ante el juez de familia, y el art. 27 establece como excepción a la supletoriedad del CPC los principios básicos del procedimiento (en especial la oralidad), lo que correspondería, según esto, es llamar a una audiencia para que en ella se hagan los descargos y la presentación de la prueba pertinente, en su caso).
  6. Si no se oponen excepciones, o el tribunal desechare las presentadas por el demandado, el tribunal decretará la continuación del procedimiento, el que se realizará en conformidad al procedimiento de apremio regulado en los arts. 479 y siguientes del CPC, esto es, se dictará sentencia de pago o remate y se procederá, en ausencia de norma especial, por las reglas de esta última ley.
  7. Y aquí, el tema es que dependiendo de los bienes embargados, proceden distintos modos de hacerse pago con ellos:
    1. Si es dinero retenido, se hará pago directamente al alimentario o su representante, mediante giro bancario o cheque.
    2. Si son efectos de comercio (títulos de crédito, acciones, bonos, etc.), deben ser vendidos por un corredor designado en la forma en que se nombran los peritos (en una audiencia especial).
    3. Si son bienes muebles, se venderán en remate, siempre que sea posible, sin necesidad de tasación. La venta se debe hacer por un martillero designado por el tribunal que corresponda.
    4. Si son en cambio inmuebles debe procederse a un remate más complicado, el que exige tasación del bien (sea la del SII o la que determinen peritos), señalamiento de día y hora para el evento, publicación de avisos en el diario (a lo menos por cuatro veces, el primero con 15 días de anticipación a la fecha del remate), la contratación de un martillero que obre de ministro de fe, entre otros trámites bastante difíciles de explicar acá.
  8. El inciso final del art. 12 de la ley 14.908 establece lo siguiente:   “El mandamiento de embargo que se despache para el pago de la primera pensión alimenticia será suficiente para el pago de cada una de las venideras, sin necesidad de nuevo requerimiento; pero si no se efectuara oportunamente el pago de una o más pensiones, deberá, en cada caso, notificarse por carta certificada el mandamiento, pudiendo el demandado oponer excepción de pago dentro del término legal a contar de la notificación”. Es difícil explicar esto, pero podemos señalar que si se reiterara el incumplimiento del alimentante no es necesario dictar una nueva orden de requerimiento, bastará con tener por acogido lo pedido por el acreedor. En todo caso, para mejor defensa del deudor, es que debe enviarse carta certificada a éste a fin de que pueda hacer la defensa correspondiente.
  9. En todo caso, conforme al art. 490 CPC, puede el alimentante deudor evitar el remate pagando la deuda y las costas antes de la fecha del mismo.

 

Conveniencia

tribunales de familia chile juicio ejecutivo
(CC) Falmazan

Como se ha visto, el juicio ejecutivo de alimentos tiene el inconveniente de la onerosidad de algunos de los actos de la ejecución, como el remate de bienes. Aparte, a diferencia de los apremios, requiere de la interposición de demanda y por tanto de patrocinio de abogado.

Como se señaló, existen diversos tipos de apremio establecidos por la ley 14.908. Uno de esos casos, la retención de la devolución de impuestos (art. 16 Nº 1), es un verdadero embargo y ejecución que no requiere de las formalidades del juicio ejecutivo, y que se puede pedir en el mes de marzo. Este apremio sí satisface la necesidad económica del alimentario (a diferencia de los otros que miran más a que el alimentante rebelde adopte una actitud de cumplimiento) y, lo que es mejor, no requiere de abogado para su petición.

Entonces, el juicio ejecutivo de alimentos es conveniente sólo si la deuda de alimentos es tan alta que el costo en martillero, avisos en el diario y honorarios del abogado sea poco en comparación.

Conclusión

Dependiendo de la deuda en pensión de alimentos, las soluciones para el alimentario deben clasificarse así:

  • Si la deuda es pequeña (un mes, dos meses de atraso, no más de 6 meses), o no estamos en el mes de marzo, conviene más pedir los apremios no económicos.
  • Si la deuda es algo mayor, pero tampoco es tan alta (entre 6 meses y un año de atraso), y estamos en marzo o cerca de esa fecha, la mejor solución es pedir la retención de la devolución de renta, siempre que el monto obtenido por el deudor sea suficiente para satisfacer toda la deuda o buena parte de ella.
  • Si la deuda es bastante mayor (1 año o más de pensiones impagas), y si el monto por retención de la devolución de impuestos fuere insuficiente, ahí sería más plausible el uso del juicio ejecutivo en contra del alimentante incumplidor.

Si le gustó el artículo, por favor dele like y compártalo con los botones de abajo. También, vea y comente en mis redes sociales.


[1] Esos casos son: del donatario al donante de un bien valioso o cuantioso (art. 321 Nº 5 Código Civil) y del condenado por homicidio a la familia del occiso (art. 410 Nº 1 C. Penal).

[2] Integrada en el art. 7 del DFL 1 de 30 de mayo de 2000.

2 comentarios en “Juicio Ejecutivo de Alimentos

  1. Hola, que buen artículo. Sin embargo, hay algunas cosas que no me quedan claras, en especial el inciso final del artículo 12. Por otro parte,el juicio ejecutivo, se realizan las notificaciones y requerimos por funcionarios habilitados por el tribunal o por Receptor particular?
    Muchas gracias y saludos

    Me gusta

    1. 1.- El inciso final del art. 12 es complicado de entender. A mi entender, es para evitar tener que hacer un mandamiento de ejecución y embargo cada vez que se pida el cobro ejecutivo.
      2.- Respecto de las notificaciones, lo regular es que se hagan por funcionario del tribunal, sólo en casos excepcionales se hará por receptor.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s